Devocionario Católico
Advertisement

Dios, Padre nuestro,

pusiste en el corazón de tu siervo Henri Caffarel,

un impulso de amor que le unía sin reserva a tu Hijo

y le inspiraba para hablar de Él.

Profeta de nuestro tiempo,

enseñó la dignidad y la bondad de la vocación de cada uno

según la llamada que Jesús nos dirige a todos: “Veny sígueme”.

Él despertó el entusiasmo de los cónyuges ante la grandeza del sacramento del matrimonio,

imagen del misterio de unidad y de amor fecundo entre Cristo y la Iglesia.

Enseñó que sacerdotes y matrimonios están llamados a vivir la vocación del amor.

Guió a las viudas: ¡El amor es más fuerte que la muerte!

Impulsado por el Espíritu dirigió a muchos creyentes por el camino de la oración.

Poseído por un fuego devorador, estuvo lleno de Ti,Señor.

Dios, Padre nuestro,

por la intercesión de nuestra Señora

te pedimos que aceleres el día

en que la Iglesia proclame la santidad de su vida,

para que todos descubran la alegría de seguir a tu Hijo,

cada cual según la vocación del Espíritu.

Dios Padre nuestro, invocamos al padre Caffarel para ...

(precisar la gracia a pedir)

Advertisement